El valor del dinero en las empresas ha dado paso a poner en valor ciertas circunstancias de vida de los empleados. Según un informe presentado por Centre for Reputation Leadership y CANVAS Estrategias Sostenibles, denominado “Approaching the Future 2019: Tendencias en Reputación y Gestión de Intangibles”, el 56,1% de las empresas implanta medidas de flexibilidad y nuevas fórmulas y metodologías de trabajo propiciadas por la incorporación de la tecnología al entorno profesional, elevándose este porcentaje al 71% en el caso de las empresas de más de 250 empleados. El estudio pone de manifiesto que entre las medidas adoptadas por las compañías consultadas, un horario flexible (el 88% de esas entidades ya lo ofrece a sus empleados), el teletrabajo como opción (70%), el trabajo por proyectos (54%) o la implantación de ecosistemas digitales colaborativos (43%) calan en los empleados.

“La agilidad y la flexibilidad se están convirtiendo en dos características básicas que describen el futuro laboral. Estas nuevas formas de entender el trabajo potencian el empoderamiento de los empleados y les brindan la oportunidad de elegir, en entornos flexibles, cómo optimizar su tiempo para mejorar su productividad y creatividad”, afirma Isabel López Triana, socia fundadora de CANVAS Estrategias Sostenibles.

Pero la entrada en vigor de la nueva ley que obliga a todas las compañías, sin excepciones, a implantar un sistema de registro de horario, ha puesto en jaque estos principios. La nueva medida tiene por objeto poner fin a las horas extras sin cobrar, garantizar el derecho a la desconexión digital (no tener que responder ni mensajes electrónicos, ni whatsapps, ni llamadas fuera del horario laboral) y asegurar que entre jornada y jornada haya un descanso mínimo de 12 horas.

La obligatoriedad de fichar ¿está poniendo en peligro la flexibilidad horaria y el teletrabajo? Hay sentencias que apuntan que trabajar desde casa no es ningún impedimento para controlar y registrar la jornada, por lo que las empresas deberán utilizar un método que garantice que los teletrabajadores también puedan fichar.

Además, dentro de esa nueva legislación hay un artículo que permite al empleado pedir la adaptación de la jornada laboral y flexibilidad horaria. Esto quiere decir, que el empleado puede solicitar a la empresa que adapte la jornada, ya sea en términos de flexibilidad horaria, cambio de turnos o, incluso, trabajo a distancia, sin necesidad de tener hijos menores. Eso sí, las adaptaciones de jornada que pida el trabajador deberán en todo caso "ser razonables y proporcionadas" respecto con sus necesidades y con las de la empresa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies