Si quieres vender por internet y no tienes mucha experiencia, deberás conocer que se entiende por comercio electrónico y sus aspectos legales más importantes a la hora de vender, así como los requisitos imprescindibles en materia de protección de datos.

El comercio electrónico

Por comercio electrónico se entiende toda compra – venta de productos y servicios a través de sistemas electrónicos, principalmente internet, teniendo que respetar determinadas obligaciones legales.

Obligaciones legales

Atender las obligaciones legales a la hora de crear un negocio on – line será el primer paso importante. En general, a este tipo de negocios se les aplicará todas las obligaciones que afectan a cualquier empresa aunque no opera en internet.

¿Cómo cumplir con la Ley?

Principalmente, hay que tener en cuenta las siguientes leyes:

  • Ley Orgánica 15 / 1999 de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD).
  • Ley 34 / 2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSICE).
  • Ley 7 / 1998 sobre Condiciones Generales de la Contratación y el Real Decreto Legislativo 1 / 2007, aprobado por la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, donde se regula de forma específica los contratos celebrados a distancia.

La LSSICE entiende que el comercio electrónico online es un servicio de la Sociedad de la Información, comprendiendo las siguientes actividades:

  • Contratación de bienes y servicios por vía electrónica.
  • Envío de comunicaciones comerciales.
  • Suministros de información por vía telemática o medios electrónicos.

La web que disponga de alguno de estos servicios tendrá que indicar de forma clara y visible los textos legales adaptados a la actividad que desarrolla el empresario a través de la web. Así, el empresario tendrá que compeler los derechos de contratación a distancia que defiendan al usuario.

Obligaciones más importantes de la LOPD

En cuanto a las condiciones principales en materia de protección de datos, indicar las siguientes:

  • Notificar los ficheros a la AEPD que contengan datos de clientes y usuarios.
  • Informar a clientes y usuarios de la existencia de dichos ficheros cuando la página web use formularios.
  • Reunir las medidas de seguridad técnicas y organizativas en un documento de seguridad que será de obligado cumplimiento para todo aquel que tenga acceso a la base de datos.
  • Cumplir con la confidencialidad y secreto, con información al interesado de cesión de los datos a terceros y atendiendo los derechos ARCO (Acceso, rectificación, cancelación y oposición).
  • Si la web está alojada en los servidores de otra empresa y un informático ajeno a la empresa lo gestiona, debe realizarse un contrato de encargado de tratamiento.

El e-mail marketing

En general, las comunicaciones publicitarias por e-mail están prohibidas cuando el destinatario no las ha solicitado o no las ha autorizado de forma expresa. Para el caso de tratarse de un cliente, se podrán enviar aquellas comunicaciones que son relativas al producto o servicio contratado o las que sean de similar contratación.

En el momento de la recogida de los datos y para el caso de comunicaciones comerciales, hay que informar al usuario de las posibilidades de recibir dichas notificaciones. Es importante reseñar que las comunicaciones comerciales deben identificarse a través de la palabra “Publi” o “Publicidad”.

Las Cookies

Las Cookies son pequeñas informaciones que envía un sitio web relacionadas con la navegación del usuario, pudiendo el sitio consultar la actividad previa del usuario para ofrecerle una mejor experiencia en su navegación. Para su instalación, se requiere de consentimiento.

Información en la página web

Debe aparecer en la web información relativa a su titular como nombre, apellido, denominación social e identificación fiscal. Las web de empresa o profesionales, requieren de una autorización administrativa. Si además, la empresa está adherida a algún código tipo o sello de calidad, deberá indicarse en el aviso legal. Por otro lado, también es necesario informar de las condiciones generales de la contratación.

Contratación on-line

Los productos o servicios contratados a través de la web, tendrán que cumplir con la obligaciones establecidas en la Ley 34 / 2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico.

Entre ellas, destacar que existe un plazo máximo de entrega de 30 días desde la formalización de la compra. Si el plazo es mayor porque el producto no esté disponible, debe ser informado al consumidor. En caso contrario, si no se llegase a respetar el plazo, el cliente podrá exigir el doble de la cantidad adeudada y solicitar una indemnización por aquellos daños o perjuicios que se hubieran podido ocasionar.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies