Vamos a lanzar una pregunta que seguramente genere mucho debate: ¿Es posible que un jefe sea amigo de sus empleados?. Pues lo vamos a intentar aclarar en este post, porque si ya es complejo ser jefe, más aún lo será si al mismo tiempo se quiere hacer amigo de sus empleados.

Imaginemos que están los trabajadores hablando de sus cosas personales y cotilleando cuando aparece el máximo dirigente, ¿qué pasa?, ¿participa en la conversación o mejor pasa de largo?

Es complejo asumir que ser jefe puede suponer no poder relacionarse con los empleados como gustaría, aunque no quiere decir que no se pueda tener cierta amistad, pero lo cierto es que gestionarlo no es sencillo. Por ello, queremos compartir una serie de consejos para poder disfrutar como jefe en el ámbito laboral.

Una relación puntual en la mayoría de los casos

El jefe puede sentir que es capaz de llevarse bien con algunos de sus empleados y plantearse: ¿Por qué no tener una relación de amistad?. La realidad es que un jefe no puede quedar bien con todo el mundo, hay momentos en los que no puede ser amigo de sus trabajadores, teniendo que aplicar normas y tomar decisiones complicadas. Cuando esto sucede, el ambiente puede enrarecerse un poco y se empiece a crear confusión a través de una relación casual.

Hay excepciones

El aparado anterior no quiere decir que siempre el jefe actúe como jefe. Cuando hay alguna persona del equipo con el que se puede llevar bien, debe dejarse llevar aunque sin tener prisas. Es de valor afrontar la relación con pausa y más tratándose en un escenario como es el del ámbito laboral. De esta manera, puedes evitar errores que se pueden pagar bien caros.

No tener miedo a la adversidad

Visualizar como pueda ser una situación difícil es muy importante ya que lo normal es trabajar con varias personas con buen corazón y eso de forma natural lleva a una relación de amistad. Por ello, se deben establecer límites con la intención de asegurar la relación laboral.

En base a lo anterior, también nos gustaría hacer referencia a una tradición filosófica que indica que las amistades son fruto de una relación entre iguales, algo que no sucede entre jefe y empleado, donde prima una relación con una entidad mayor y otra menor. Aunque los modelos de gestión de negocios del siglo XX han cambiado, pasando de un líder casi impersonal, enfocado a la ejecución y producción, a ver una tendencia que se decanta por el liderazgo con vínculos entre los distintos miembros de la empresas.

A todo esto hay que sumar que un estudio realizado por la firma O.C Tanner Institute dice que el 72% de los empleados que tienen un “amigo” en el trabajo, están más satisfechos con su empresa, frente al 54% que manifiestan no tener relación alguna y si están contentos con su posición.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies