Cuando hablamos de Neurociencia nos referimos concretamente al estudio de las bases biológicas de la conducta humana. Ahora somos más conscientes de que es necesario conocer el cerebro para poder entenderlo y diseñar estrategias para poder mejorar nuestra conducta. La empresa es, esencialmente, capital humano, por lo que desde el liderazgo al marketing y la gestión de ventas, las neurociencias constituyen una poderosa herramienta que permite conocer y utilizar estos conocimientos para  facilitar el liderazgo, la gestión del capital humano y las ventas.

Esto aplicado directamente a la empresa se conoce como Neuromanagement o como los avances en neurociencia son aplicados a la gestión de empresas. Hasta ahora las empresas han funcionado bajo modelos de producción antiguos basados en la preparación formativa y el coeficiente intelectual. Pero estudios científicos han demostrado que la gran mayoría de nuestros actos dependen de las capacidades cerebrales como las emociones, la creatividad o su nivel de empatía con los demás. El CEO actual debe ser capaz de conjugar ambas facetas, la toma redecisiones lógicas pero analizando los componentes emocionales. Esto tiene una base científica ya que a la hora de tomar decisiones lógicas, directas y automatizadas, el hemisferio izquierdo del cerebro toma la iniciativa mientras que en el caso en que estas decisiones resultan más creativas o conciernen a la empatía o el entendimiento, es el hemisferio derecho el que acomete está acción. Por ello, el gestor de cualquier empresa debe aprender ciertas técnicas para que su cerebro pueda responder a la velocidad que se precisa:

  • Aprender a escuchar. Un CEO debe saber escuchar a sus clientes, a sus empleados, a sus superiores, a sus proveedores ya que de esta forma se obtiene información de primera mano. Además hace que su equipo se sienta más respetado y valorado.
  • La PNL o Programación Neurolinguística proporciona herramientas y habilidades para desarrollar estados de excelencia en comunicación y cambio. Nos muestra cómo hacemos lo que hacemos, es decir, qué estrategias internas seguimos para estar tristes, alegres, enfadados, eufóricos…
  • El mindfulness aporta herramientas que les ayuden a gestionar estados como el estrés y la ansiedad, afrontar los procesos de cambio y de transformación diarios y a mejorar su capacidad para desarrollar relaciones interpersonales positivas.

Por tanto, en esta sociedad cambiante, quienes toman las decisiones o quienes viven sus consecuencias van a tener una respuesta emocional hacia ellas. Conocer cómo va a afectar una decisión nos ayudará a poder manejar la manera de comunicarla y su influencia..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies