El modelo 720 es una declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero, que superen los 50.000 euros, y tiene como objetivo declarar ante el organismo competente las cuentas en entidades financieras, los valores, derechos, seguros, rentas depositados, gestionados u obtenidas en el extranjero además de bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados fuera de España.

Están obligados a presentar esta declaración tributaria las personas físicas y jurídicas residentes en España, los establecimientos permanentes en España de personas o entidades no residentes y las herencias yacentes, comunidades de bienes y demás entidades que, carentes de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica. “Tanto los que tengan la condición de titular jurídico, representante, autorizado o beneficiario, poder de disposición sobre las cuentas, así como la consideración de titular real. También deberán presentar la declaración informativa cualquiera de los anteriores obligados, que haya perdido esa condición en algún momento del año al que se refiere la declaración”, explica Jesús García Pérez, de la empresa Fiscalidad Patrimonial.

La no presentación del modelo 720 lleva asociada la imposición de tres sanciones; una por la presentación de la declaración de forma incompleta, inexacta o con datos falsos, de 5.000 euros por dato (con un mínimo de 10.000 euros) o de 100 euros por dato (con un mínimo de 1.500 euros), dependiendo de si ha existido o no requerimiento previo de la Administración. Otra consistente en la imputación de un incremento de patrimonio en la base liquidable del ejercicio más antiguo de los no prescritos, por el valor de los bienes y derechos respecto de los que se hubiera incumplido la obligación de presentar el modelo 720, y por último, una sanción del 150% sobre el incremento de patrimonio no justificado imputado, referido en el párrafo anterior.

Hacienda controla muy de cerca las operaciones que se puedan hacer desde otros mercados. De hecho, ya ha impuesto sanciones importantes a personas con bienes en el exterior que no presentaron el modelo 720 o lo hicieron de forma incompleta no sin polémica ya que en junio de este año la Comisión Europea decidió denunciar a las autoridades españolas ante la máxima corte europea por imponer “sanciones desproporcionadas a los contribuyentes españoles” que no comunicaron a través del modelo 720, los activos que tenían en otros Estados miembros. El organismo europeo considera que las multas, por un incumplimiento incorrecto o tardío son desproporcionadas y discriminatorias ya que pueden disuadir a las empresas y a los particulares de invertir o circular dentro del mercado único y vulneran cinco libertades fundamentales de la UE, desde la libre circulación de personas, hasta la de trabajadores, establecimiento, libre prestación de servicios y la libre circulación de capitales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies