Hoy en día, pedir un préstamo es bastante habitual, bien para comprar un vehículo, realizar una reforma o simplemente viajar. Para ello, es importante tener conocimientos en materia de fiscalidad y educación económica que ayuden a entender los derechos que todo consumidor debe tener frente a una entidad bancaria.

En esta línea, la Unión Europea ha definido una serie de derechos que vamos a analizar. Estos derechos se recogen en una Directiva Europea sobre Créditos al Consumo, con 5 condiciones que son las siguientes:

Transparencia en la publicidad

La publicidad debe mostrar el coste total del crédito, el tipo de interés y las comisiones asociadas. De manera que el ciudadano tendrá las herramientas óptimas para comparar entre las distintas ofertas que haya podido solicitar y no caer en confusión. Además, la publicidad debe incluir un ejemplo orientativo para que así se pueda apreciar con mayor claridad.

Información detallada del contrato

Esta información debe aparecer en una copia íntegra del contrato que se deba facilitar al cliente por parte de la entidad crediticia una vez se haya formalizado la firma. Eso sí, antes de dicha rúbrica, el consumidor ha debido poder solicitar toda la información del contrato, respondiendo al modelo de información normalizada europea sobre el crédito al consumo.

Información veraz y clara

El contrato debe utilizar un lenguaje claro y sencillo, sin tecnicismos económicos que puedan dificultar la comprensión de un ciudadano medio. Dicho compromiso de crédito debe reflejar el importe total a pagar reflejado en el préstamo e incluir la Tasa Anual Equivalente (TAE), que es aquella que indica el coste o rendimiento efectivo de un determinado producto financiero. Este indicador ofrece una visión más completa que el tipo de interés, sobre la situación en la que se encuentra un determinado roducto financiero.

Derecho a cambiar de opinión

El consumidor puede cambiar de opinión sin justificar causa alguna, lo que se conoce como el derecho de desistimiento. Este derecho lo podrá ejercer dentro de los 14 días siguientes a la firma del crédito, con el consiguiente reembolso del dinero concedido y los intereses generados durante ese tiempo. Por otra parte, no se abonará el derecho de las comisiones, que se entenderán como parte del cobro por el trabajo realizado.

Devolución parcial o total del préstamo

La disposición europea concede al cliente el derecho a poder cancelar el préstamo antes de la fecha prevista en el contrato aunque la banca si que podrá adoptar sus medidas como la exigencia de una compensación por la pérdida de los ingresos previstos en un primer momento, aunque nunca podrán superar los intereses que habría que pagar en el total del préstamo.

Todos estos derechos son parte de la razón de ser de cualquier consumidor. Lo que no evita que el consumidor también tenga sus obligaciones frente al préstamo, pero eso, lo veremos en otro artículo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies