La logística, debido a la industria 4.0, adquiere cada vez más importancia dentro de las empresas, donde la conectividad y la accesibilidad juegan un papel muy significativo, teniendo que comprender los escenarios que se proponen en esta época.

Los nuevos retos pasan por adaptarse al cambio sin grandes costes, consiguiendo a través de la colaboración, una mejoría en la competitividad y con una adecuada adaptación a las nuevas tecnologías.

Igualmente, la posibilidad de recibir un paquete lo más rápido posible debe ir también en consonancia con un modelo sostenible. La explosión del e-commerce ha cambiado el funcionamiento de las empresas de paquetería y mensajería.

La relación entre empresa y cliente ha dado un giro total, pasando de un modelo unidireccional a uno bidireccional donde los clientes pueden opinar sobre su experiencia con las marcas e indicar que quieren de ella. Esto influye en la empresa de distribución pero también en el operador logístico que tiene que hacer frente las entregas de forma rápida y eficaz para complacer tanto al cliente como a la marca.

De los desafíos más importantes que encontramos en esta nueva era es el del afianzamiento del “e-food”, la compra de alimentos a través de internet. El transporte para este tipo de productos presenta sus particularidades, siendo uno de los segmentos que mejores perspectivas tiene de cara al futuro.

Otro gran reto está el de la sostenibilidad entre los kilómetros que hay entre el centro logístico y el lugar de reparto. El aumento de los servicios de transporte en los núcleos urbanos supone un impacto medioambiental que puede verse restringido en la circulación. De forma que la logística urbana tendrá que acometer una evolución hacia modelos más sostenibles que reduzcan la huella de carbono. A todo esto hay que sumar la “súper-urgencia” del cliente.

Las nuevas tecnologías como el Big Data y el Machine Learning utiliza una gran cantidad de datos para aclarar los picos de trabajo y preparar estructuras y operativas más eficientes. Para ello, hay que conocer bien al consumidor final, sus hábitos, gustos, formas de vida y lo que se espera de la marca.

Al mismo tiempo, un servicio personalizado es parte del futuro de la logística, sabiendo que la flexibilidad es vital y que la tecnología es el camino para adaptarse a estos servicios llenos de innovación. Ya en las campañas de Black Friday o Navidad, las grandes compañías utilizaron un numero de datos importantes para definir una operativa adecuada, obteniendo un gran acierto.

También es verdad que la tecnología presenta algunas limitaciones, ya que los sistemas inteligentes para tomar decisiones inteligentes, deben disponer de elementos de alrededor que igualmente sean inteligentes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies