La rentabilidad de una empresa no sólo es cuestión de nuevas tecnologías, también de implementación de un plan estratégico de recursos humanos con un debido seguimiento, alineado a los objetivos y metas que la empresa pretende conseguir.

Existe una relación significativa entre lo que es una buena estrategia de recursos humanos y la rentabilidad de la empresa, así lo ha reseñado la Sociedad de Gestión de Recursos Humanos (SHRM, siglas en inglés).

Por lo tanto, es muy importante que se ponga más intensidad en los aspectos estratégicos, garantizando que las actuaciones se realicen correctamente. Se exige una definición de un sistema de personal capaz de apoyar la estrategia del negocio, para constituir una fuerte ventaja competitiva y a la vez sostenible.

Bajo esta relación, toca mencionar el informe “Agilidad estratégica a través del capital humano” que ha sido capaz de identificar los retos de capital humano que más intranquilizan a las empresas. Así, el 28% de las organizaciones dicen que la captación y retención del talento es su principal desafío.

De esta manera, el 15% de las compañías afrontan estos desafíos adaptando su sistema de retribución y beneficios, el 11% cree firmemente en la innovación y el 10% crea planes estratégicos de digitalización y formación de profesionales. Las empresas también promedian su estrategia de capital humano en la gestión de talento (6%), la evaluación del desempeño (5%), en programas de desarrollo del talento (5%), sistemas de gestión de los RRHH (5%) y en políticas de comunicación (5%).

Claramente se aprecia que las empresas deben retarse por un modelo de prácticas y procesos de capital humano más ágil y flexible, mejorando la capacidad y la velocidad de respuesta frente a los actuales y futuros desafíos.

Así, tanto en una pyme como en una gran empresa, cualquier problema puede afectar al personal de manera directa o inmediata en el desarrollo del negocio. De forma que el departamento de recursos humanos no sólo debe realizar la liquidación de sueldos y demás trámites administrativos, también debe implementar dichas estrategias de gestión de personal y administración de los recursos humanos.

Dejar la gestión de personas en manos del Director General puede ser un gran problema para la empresa, ya que es necesario trabajar y desarrollar estrategias que ayuden a mejorar la gestión de personal en las organizaciones.

A través de una gestión eficaz de las personas, las organizaciones mejoran mucho en su productividad, ganando eficiencia y mejorando su rentabilidad. Las mismas necesitan de personas que sean capaces de hacer bien su trabajo, que estén motivadas y de esta manera, crear entornos de trabajo eficaces y eficientes. En definitiva, no sólo se trata de atraer talento, también de retener y desarrollar al trabajador.

Finalmente, las empresas deben aceptar y entender que las personas son la base real de un negocio para focalizar las prioridades en la captación, el desarrollo, el reconocimiento y la creación del pertenencia del equipo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies