Según distintos estudios, la media de datos que una persona va a crear durante toda su vida puede superar el equivalente a unos 300 millones de libros. De ahí que nos preguntemos, ¿podrán los médicos tramitar toda esta información?

Pues no, la respuesta es negativa y nos hace ver que el sector de la sanidad será transformado por las nuevas tecnologías, más en concreto, por la inteligencia artificial. Y es que según un informe de DigitalES, cada 73 días, los datos sanitarios se doblan. Al mismo tiempo, a esta información hay que darle sentido y coherencia.

Para ello, las nuevas técnicas se aproximan como necesarias para organizar y ahorrar tiempo tanto en el análisis como en la implantación de tratamientos. Esto no quiere decir que el perfil del profesional de la medicina peligre, sino que en la inteligencia artificial encontrará una herramienta compatible para la toma de decisiones.

Es una gran noticia ver como IBM, con su plataforma de IA Watson Health y en colaboración con el Barrow Neurological Institute, ha reconocido nuevos genes relacionados con la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). En pocos meses, se clasificaron casi 1.500 genes en el genoma humano y se indicaron predicciones sobre las que podrían estar asociadas al ELA. De esta forma, se ha demostrado una capacidad de procesamiento que sin una plataforma de inteligencia artificial, no sería posible.

Por otra parte, se sabe que también la Inteligencia Artificial es una herramienta que ayuda a los médicos a tomar más decisiones importantes. El médico decide el tratamiento, pero apoyándose en evidencias que la facilita la tecnología de inteligencia artificial.

Todo este crecimiento se aprecia también en el importante auge de las apps de salud, hoy hay ya más de 325.000 en todo el mundo. La realidad virtual y aumentada también es una gran tecnología que redondea el círculo de tecnologías que ya están aquí, funcionando para conseguir que la medicina sea una ciencia cada vez más eficiente.

A modo resumen, queremos concluir con algunas de las conclusiones que asentarán a la inteligencia artificial como una herramienta necesaria en el sector de la medicina:

- La inteligencia artificial reconoce patrones encubiertos en los datos que facilitarán a un médico diseñar un tratamiento más personalizado.

- Ayuda a descubrir información que señalará si una persona es capaz de someterse a un ensayo clínico.

- Aminora el tiempo que un médico dedica a leer la literatura médica, teniendo más tiempo para tratar a los pacientes.

- En sitios donde hay pocos médicos especialistas, la inteligencia artificial es una gran ayuda en los servicios de atención primaria, pudiendo disponer de un conocimiento mucho más específico.

- Los radiólogos que se apoyen en la inteligencia artificial, dispondrán de un diagnóstico por imagen, permitiéndole también llegar a más pacientes en menos tiempo.

Una de cada tres consultas on-line, están relacionadas con enfermedades, dolencias o tratamientos, lo que nos hace ver que la forma de entender la medicina está ca

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies