Adoptar soluciones tecnológicas en el entorno de industria 4.0 supone una oportunidad única de mejorar procesos, reducir costes, mejorar los indicadores productivos y generar nuevos modelos de negocio. Estas son algunas de las oportunidades que se generan con la Cuarta Revolución Industrial:

La Impresión 3D aplicada a la industria textil. Faldas, blusas, vestidos y más prendas logradas con impresión 3D desde tu propia casa.

Nuevas materias primas. Fibras y filamentos artificiales que ofrezcan mayor resistencia y durabilidad, con flexibilidad y ligereza que permiten mayor rendimiento, hechas con polímeros, carbono e incluso que puedan ofrecer soluciones para reciclar residuos. En este punto también entran las llamadas prendas inteligentes con soluciones como el Internet de las Cosas (IoT), el análisis de datos (Big Data) o la Inteligencia Artificial, entre otras.

Moda responsable y sostenible. La industria de la moda es una de las que más contamina, con datos como que se requieren 7.500 litros de agua para producir unos vaqueros o que la industria de la moda es responsable del 20% del desperdicio total de agua a nivel global. La producción de ropa y calzado produce el 8% de los gases de efecto invernadero. Cada segundo se entierra o quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura.

Realidad virtual y aumentada. Los clientes quieren cosas específicas, moldeadas a su gusto y que puedan experimentar antes de hacer la compra. Tecnologías inmersivas como la Realidad Virtual y Aumentada que permiten que los usuarios vean y ‘prueben’ cómo les quedaría determinada prenda o que color está mejor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies