Hacienda somos todos, seamos virtuales o no. Así que si cuentas con un negocio online debes saber que los requerimientos legales y tributarios son los mismos que para cualquier otro negocio. En este artículo vamos a intentar resumir que impuestos debes abonar a la Agencia Tributaria y porqué.

El IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) es una carga fiscal que recae en el consumidor, y éste es el encargado de recaudarlo para luego dárselo a Hacienda. Por lo que todas las facturas deberán ir con un recargo del 21% sin importar que el cliente sea un profesional o un consumidor final. Pero hay situaciones en las que esto puede cambiar: 

  • Impuestos digitales. Si vendes un producto digital (Música para descargar, Software, Ebooks, vídeos, videojuegos o cursos) y el comprador no se encuentra en España, se debe aplicar el IVA que esté vigente en el país del comprador y periódicamente abonar el impuesto recaudado en la correspondiente administración.
  • Registro de operadores intracomunitarios (ROI). Éste te va a afectar si vendes tus productos o servicios a otros profesionales, porque en ese caso no se recaudará el IVA. Además es obligatorio cuando realizas transacciones comunitarias.
  • Recargo de equivalencia. Esta excepción te va a afectar siempre que seas un comerciante minorista que vende productos al cliente final sin realizar transformaciones sobre este producto. Es decir, un intermediario que no manipula el producto que ha comprado. Esto te facilita la contabilidad pero no te puedes deducir el IVA de tus compras. Si el proveedor es de fuera de España pero de la UE, te va a emitir una factura sin IVA y sin recargo de equivalencia porque no son los responsables de ingresarlo en Hacienda. Vas a ser tú el que tendrá que pagar a Hacienda ese IVA y ese recargo de equivalencia. Si el proveedor es de fuera de la UE, el sistema sería el mismo, con la diferencia que el IVA y el recargo de equivalencia tendrás que pagarlo en aduanas cuando recibas la mercancía.

El IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) que es el impuesto que grava los ingresos que obtienes durante el año. Cada trimestre tendrás que ingresar anticipos a Hacienda mediante el MODELO 130 dependiendo del nivel de facturación que hayas tenido en ese periodo. La retención que tendrás que aplicar actualmente es del 15% (7% en caso de autónomos nuevos y durante los dos primeros años) y se consciente de que al incorporarlo a la factura, el IRPF no se suma como el IVA, sino que se resta del importe bruto de la factura.

  • Si facturas a profesionales o a empresas tienes que aplicar la retención de IRPF en la factura, y será el cliente quien luego tendrá que ingresar la retención en Hacienda mediante el MODELO 111.
  • Si las retenciones han sido más altas, cuando tengas que hacer la declaración de la renta MODELO 100, Hacienda te devolverá el exceso pagado, en caso contrario tendrás que pagar.
  • Si más del 70 % de tus facturas llevan retenciones, no tienes que presentar la declaración trimestral del IRPF, MODELO 130.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies