Hoy en día, podríamos afirmar que es indispensable para cualquier ciudadano, tener competencias y conocimientos financieros para poder administrar de una forma adecuada su economía.

Seguramente una de las causas de la dura crisis vivida en 2007, fuese la limitada formación financiera tanto de los deudores hipotecarios como de los propios inversores, quienes quizás no apreciaron el importante riesgo de sus inversiones. Así, la educación financiera la podríamos definir como la capacidad de entender el funcionamiento del dinero y como afecta el ahorro, las inversiones y las deudas en la vida financiera de una persona.

Los beneficios de la educación financiera son muchos, siendo necesario que se desarrollen determinadas habilidades para conseguir una vida financiera saludable. De forma que para manejar bien el dinero, no tener problemas económicos y adoptar decisiones inteligentes, se deberá conocer y dominar conceptos básicos como el de los ingresos, el ahorro, el gasto, la inversión y el endeudamiento.

Por todo ello, te invitamos a conocer con más detalle los siguientes conceptos:

Ingresos

Los ingresos son las rentas obtenidas a través del trabajo o mediante el dinero invertido. A la suma de todos los ingresos se le conoce como la renta disponible.

Ahorros

El ahorro es la parte de la renta disponible que no se gasta. Además, esta íntimamente relacionado con la forma de consumir. Aunque parezca obvio, no todo el mundo tiene sus cuentas claras y muchos derrochan más de lo que ingresan.

Gastos

Los gastos son aquellos compromisos a los que hay que hacer frente cada mes para sostener una determinada calidad de vida. Estos pueden ser prescindibles, imprescindibles, extraordinarios o inesperados. Una adecuada clasificación de los gastos es necesaria para economizar.

Inversión

Es un término que hace referencia a la colocación del ahorro u otro capital en una operación, proyecto o iniciativa empresarial, con el fin de recuperarlo con intereses en caso de que el mismo genere ganancias.

Endeudamiento

Se trata del dinero obtenido a través de terceros, principalmente mediante créditos, préstamos al consumo o préstamos hipotecarios. Un endeudamiento bien gestionado puede permitir adquirir bienes a largo plazo que de otra forma no serían posibles. Por otra parte, el endeudamiento irresponsable si llevará a un camino sin salida.

Estos cinco conceptos bien combinados, aportan calidad de vida. Además, está demostrado que las personas con mayores conocimientos , tienen más oportunidades, mayor bienestar y calidad de vida.

¿Cuál es tu objetivo?

Lo primero que debes pensar y tener claro son aquellos objetivos que se quieren conseguir a medio y largo plazo. Un vez estén bien definidos, es el momento de superar la incultura financiera para conseguir ser responsable frente al dinero, al ahorro e inversión. Además, esto seguramente conlleve u cambio del estilo de vida.

Una correcta inteligencia financiera te puede abrir muchas puertas. Sin duda, estamos ante uno de los mejores inversiones en conocimiento que toda persona puede hacer.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies