Desde hace tiempo, las grandes corporaciones disponen de sistemas de control de acceso que les ayuda a tener información de las horas de trabajo que han realizado sus empleados. Sin embargo, para otras empresas, esta situación de contar con un registro de horarios de trabajo les ocasiona dificultades y en algún caso, serios problemas de convivencia.

Así, para las empresas pequeñas vamos a intentar proponer una serie de soluciones que faciliten un registro de horario de los empleados sin que eso suponga una situación de dificultad.

La huella dactilar

Las empresas que cuentan con un centro de trabajo, bien sea una oficina, una fábrica o cualquier otro lugar donde acuden diariamente los trabajadores, pueden contar con una solución biométrica o de proximidad.

Se trata de un programa informático, un lector de huellas o tarjetas, a través del cual el trabajador deja constancia de la entrada y salida del centro de trabajo o de las instalaciones de la empresa.

El registro queda estructurado dentro del lector y posteriormente se analiza a través de un software. De esta forma, la empresa puede actuar frente a determinadas incidencias y asegurar la protección de datos en el caso de que se utilice la huella dactilar.

Esta solución tiene un coste que se salda rápido gracias a que asegura en cierta medida las horas de trabajo y probablemente con ello, se consigue una mayor productividad. En cuanto a los inconvenientes que puede presentar, estaría el de que para trabajadores con movilidad y que no acuden a una oficina para realizar su trabajo, no podrían ser examinados a través de este sistema.

Aplicaciones informáticas

La última situación que hemos descrito sí podría estar respaldada a través de determinadas aplicaciones móviles que permiten obtener un registro de aquellos trabajadores que realizan sus funciones delante de un ordenador o tienen algún teléfono móvil con app de fichaje instalada.

Mediante de estas aplicaciones se puede controlar las horas de comienzo y de fin de trabajo, así como disponer de un control más detallado del tiempo de trabajo según proyectos concretos, así como gestión de vacaciones, días libres, geolocalización, etc.

También estas apps presentan sus limitaciones y es que a medida que aumentan el número de trabajadores es más complicado de gestionar y mucho más costoso para la empresa.

Hoja de cálculo tradicional

Un sistema más clásico sería el de plasmar en una hoja de cálculo las horas diarias de cada trabajador, junto a su firma. Es un sistema manual con los inconvenientes que eso conlleva.

Para el caso de empresas muy pequeñas, puede ser útil, sobre todo si cuenta con horarios fijos. De esta forma, no sería necesario firmarlo todos los días, sería suficiente con hacerlo por semanas o quincenas.

Luego, esto se podría digitalizar y entregar al trabajador a través de un PDF para que digitalmente lo pueda firmar a través de su certificado electrónico.

Dicho todo lo anterior, es cierto que no hay un procedimiento inequívoco y hay que medir también que sea el sistema que sea, va a ocasionar más tareas burocráticas para los departamentos de recursos humanos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies